¡ Vivo aún !

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


¡ Vivo aún !

 

Murió mi ego,

quedó tu amante…

guerrero de la paz.

Cicatrices de oro,

espinas de coral,

plumas de titanio

te guardo y ofrezco:

…¡ vientre sangrado de amapolas !

Valió la pena mi desgarro,

hoy renazco para restituirnos,

plena la ternura,

heridos para el gozo.

Te extraño,

como la lava al volcán…

¡ Te amo,

más que a mi mentira !

Hay…

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Hay…

Un poder dentro de mí

que no me deja morir…

 

– ¡ Señor !:

¡ Gracias por mi dolor,

porque me lleva a tus brazos !

 

Sumergido en el océano del sufrimiento,

bajo el cielo de Tu gloria,

respiro Tu paz y Tu justicia.

 

Hijo de Tu Amor,

Pájaro en llamas mutilado,

Mariposa con alas transparentes,

Felino azul hambriento que aún sonríe,

Volcán de ternura y esperanza,

has hecho de este ser:

¡ Un guerrero sensible !

Para quebrar los límites de la razón,

para gobernar el tiempo de lo inconcebible

…me has traído.

Para servir devoto y feliz

en la tierra del Absurdo.

 

Soledad es generosa conmigo,

Esperanza me invita a morir en sus senos,

Caridad me sufre y no la encuentro.

 

Siento desnudar a mi Reina

luego del combate.

Siento sus labios en el viento,

siento su lava en mis labios

y aún no tomo su ternura con mis manos.

 

Los mitos se diluyen en las horas,

la imagen se me pierde en la memoria,

un gigante camina por mis venas…

 

Soy…

y me pregunto entre Tus dedos:

¿ Cuándo llegará la aurora

dónde la muerte gritará de espanto ?

 

¿ Cuándo tendrás un nieto

de la herida perfecta de mi Esposa ?

 

¿ Cuándo podré descansar en sus rodillas,

si la soberbia se jacta de su propia ignorancia ?

 

¡ …y aún no se completan los mártires !

 

¡ Hay un poder dentro de mí

que no me deja morir !

 

Criatura

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Criatura

Criatura

” Dulces,

como la pulpa de la uva,

son la carne y la luz de la esperanza.”

Jorge Debravo


Inmerso

en olas de ternura,

reconocí la luz con dolor

en manos de la muerte.

Desnudo,

intuí un camino plagado de cristales

y no encontré la piel amarga de los pechos.

Crecí

contra el viento, sin adjetivos:

mis sueños y espejos quedaron esparcidos,

migajas de mi propia bendición.

Vivo, muero y amo

con este cuerpo de sales.

Mi corazón, tuyo,

con mi loca mente, gobernada.

Te extraño, te gozo y te bendigo

como la tierra al maíz.

Te canto y te lloro

como el yigüirro, la boa, los sapos y la luna.

Te gimo y te aguardo

con victoria y sin desgarro,

pues tus labios no descansan en mis ojos,

tus pechos no sudan alegrías,

mis manos se pierden sin tu copa

y tu pubis no sangra redención.

¡ Criatura !:

Dile a tu madre que aún respiro,

que a tu lado estoy;

la sed me llama a sus viñedos

en la serena angustia

con la que te sufro.

¡ Criatura del Amor !

¡ Guerrero misericorde del perdón !…

¡ Tú vives para amar !

Goyito

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Goyito

Tus dedos se ausentan

en mi angustia,

…mi sed pregunta

si cabe una galaxia

en tu pequeña inmensidad.

Labro la vida

para cantarle a tu corazón de plumas.

Decido y venzo el dolor

para entregarte mi ternura.

Toco tus raíces

en el ocaso de estrellas marinas.

Beso tus curvas entre las palmeras

de un océano dulce.

¡ Isla oculta en la luz !:

Te pido tu arco iris y todos tus corales,

me das el rayo de tu luna,

yo mi volcán de sol.

¡ Hijo mío, cómo te envidio !,

eres libre de tu cuerpo,

lo juegas todo con tu abuelo

y por leche tomas luz.

¡ Pandora !

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


¡ Pandora !

No estoy muerta,

sólo duermo.

Las nubes me muestran el sendero,

el sol me llama

y me libero de estos sentidos agobiados.

No teman,

mi cama es de luz,

mi amor es de luz…

Mi sombra ha desaparecido

y sólo me pregunto:

¿ Cuándo vendrán ustedes a mí ?

La lógica no es justa,

ni la justicia es lógica,

desprenderse es dar lo que nos queda,

llorar una ausencia,

es la añoranza de un apego.

¡ Nunca he sido tan feliz !,

descubro una dimensión

libre de toda ley física.

Hoy, conversé con mi Papá,

tomé café con mama Luisa.

No teman,

la muerte es sólo una condición,

les amo,

                                                                    Esperanza

Papá

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Papá

Lágrimas ácidas liberan los astros,

el último grillo ha enmudecido

y un gallo ciego,

canta anticipado

la desnudez del sol.

¿ Quién sabe

adónde se dirige la ambulancia que percibo,

entre el lamento de la luna nueva

y este riachuelo de metal ?

Mi leona me ha reconocido,

respiro en silencio

y transito el camino que he aceptado.

Sin títulos, sin hijos y sin carro,

me siento completo:

el amor me circula,

el odio ya no.

Cargo en cada célula

el estigma del dolor y la virtud.

La envidia devora mis huellas,

la calma me huele a azufre

y Te encuentro en lo profundo de mi soledad.

Todavía sudo imágenes

y las sombras huyen al amanecer…

¿ Cuándo cerraré los ojos

para juzgar el verdugo de la vida ?…

¡ Todo es ilusión…

menos Tu amor !

Silencio

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Silencio

I

Amo el silencio

donde fallece tu luna de azúcar.

Las estrellas y su aroma me acompañan,

te descubro en el valle de mi cuerpo,

te beso y te escurres

en nacientes de cristal.

Despierto y me pregunto

…si desayuna mi ilusión.

II

El silencio es la luz

fluyendo en mi gruta interna.

Semeja a una verdad extraviada,

muerde como cisne agredido.

¡ Siempre he querido llevarte en mis brazos,

volar como flor de jazmín,

cantar como una alondra en vuelo !

Guerrero de jade

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Guerrero de jade

Llegó del infinito con saltos siderales

y me besó la frente.

Con un arco de hidrógeno

y dos flechas de oxígeno

inició la muerte de la Muerte.

LLoraron las algas

la dimensión de las estrellas,

el sol se limitó a procrear.

Los gendarmes de la envidia

arrodillaron la luz:

la redención llegó al borde del abismo…

…De guerrero se hizo esclavo,

su final fue el inicio del Camino de la Vida.

Anabelle

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


Anabelle

¡ Qué torpe ridículo hacen con tu nombre !
Abusan de tu naturaleza
para justificar el machismo
de anaconda y cascabel.
Ana,
es un nombre intuitivo y singular;
si soy padre de una niña,
la llamaré: Anita, Ana Fe.
Es curioso como el miedo confunde
la hipersensibilidad de la cascabel,
y la majestuosidad de la anaconda.

Hay variedad de sentencias,
una favorita
la escuché de labios de mi madre:
” Para subir a la cima se debe ser
Águila o serpiente.”

Y no me es surrealista
el maltrato pasado de tus alas,
pues te negó la magia china
de ser un bellísimo dragón alado;
el que no se arrastra
si no llora oro
con su vientre desangrado en violetas.

¡ Soy !, sólo eso.
Mas atrapo tu perfume
al restaurar las alas
de mi pantera azul.

He probado las uvas ácidas
de esta ilusión material,
frente al espejo.

¡ Ja !, exclaman todos.
Y me importa un rábano
la impotencia de la razón,
cuando el sol gobierna mi verdad,
y lo considero.

Veo el fin de este desierto de ternura,
con ríos venenosos y animales hedonistas.

Los astros se derriten
para saciar con rigor este ayuno,
para cruzar la puerta de la vida,
con la gloria del sentido…

¡ Reales como el ego falso
y la duda de amar !

Asombro… quizás

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


Asombro… quizás

¡ Cuánto disfruto cantarte,
cantarle a la ternura de esos ojos,
alegres, anhelantes, cubiertos por el cristal !

El Señor es y será nuestra justificación:
comulguemos,
almas encantadas por Su Amor.
Seamos un cuerpo,
un nosotros,
una misión común.

Resulto un guerrero torpe,
mido mis fuerzas con ignorancia
y te extraño.
¡ Ven sometámosnos el uno al otro !
¡ Suframos la gracia de negarnos,
darnos y amar !

Mi cóndor no se posará
sin el cortejo de dos pavos reales,
sin el nuevo día
y su rocío de arcoiris.

¿ Reposaré mis entrañas,
con su fardo de angustias,
sediento por tu lago de piel ?

Quizás, cuando esta, tu mariposa
duerma incinerada sobre los carbones
te quede su memoria en las manos
y este aroma…

Esposa

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


Esposa

Aún no concebimos nuestro primer sol;
no hemos multiplicado
la alegría y el coraje
en la batalla de las sombras.

Murmuro una felicidad
sin reducir la conciencia del límite.

El combate por la vida
me ha permitido la dicha de este cuerpo
y la certeza
de nuestra libertad.

Voy

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


Voy

Susurra el viento entre las olas,
la luna desnuda su magia
y te siento venir.

Percibo en la brisa de sal,
tu cintura cobijada de horizonte.

Siento tu cabellera tocándome en el viento,
cierro los ojos
y te beso.

Viene llegando el alba,
tu sed y la mía se confunden,
te atraviesa mi ternura
y tu ánfora se derrama alegremente.

El sol señala la sombra de la gloria:
…¿ Puedes acompañarme
por el Sendero de la Muerte ?

¿Amas?

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


¿Amas?

Pequeño cristal de mis ojos:
¿ sufres ?

¿ Quién te dijo que se toma un aroma
y se conserva en un frasco de pastillas ?
¿ A quién amas ?:
A una estrella que se vistió de púrpura
o a la sombra de la imperfección ?

¡ Mírate las manos
y espera el absoluto en ellas !
Le llamarás por su nombre
y el vendrá a ti
con un bautismo de fuego.
No llores, no vale la pena,
Él deambula por mis venas,
soy tu conciencia.

Este papel
no lo escribe un hombre de huesos secos
y corazón helado.
¡ Tócame y verás
que ninguna palabra se la lleva el viento !
Yo soy,
quien clama con ternura y rayo:
¿ Sufres ?
…¡ Ama !

¡ No te escondas,
siempre amo más allá del límite!

María del Sol

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


María del Sol

Hechicera de mis sueños:
¡ abrázame y bésame !,
me incomoda el frío de mi gente
y las nubes lloran hielo.

¿ Entre qué miedo y qué herida
se sublima tu coraje ?

Mi fiera:
¡ regálame un zarpazo de ternura !,
mi verdad se cobija solitaria
y me ahogo en este océano de peces egoístas.

¡ Siénteme en silencio !
¡ El planeta está a oscuras
y no soporto esta ceguera de caricias,
ni esta angustia de amar !

Nos…

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


Nos…

Bajo las algas de tu cielo,
reposo sobre mi lecho de musgo;
recorro eternamente los poros
y el rostro de tu luna nueva.

Deshojo una rosa negra
sobre tu piel de marfil:
los vellos se enfurecen contra el viento.

Las caricias vuelan como ángeles…
y tiembla en tu catedral,
tu sonrisa satisfecha.

(sin título)

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


(sin título)

Deseo el alba tibia
de tu alma de arcilla.

Añoro la audacia
de unos labios silenciosos.

Restauro el ser oculto
en el espejo y la impotencia.

Peregrino entre el ruido
y la desesperanza
tras la huella de la plenitud.

Descubro tus ojos en la selva,
bebo agua del manantial,
y levanto el sol hasta tus manos.

¡ Nacimos para procrear estrellas:
felinos arañarando la tierra !