Tag Archives: poemario

¡ Vivo aún !

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


¡ Vivo aún !

 

Murió mi ego,

quedó tu amante…

guerrero de la paz.

Cicatrices de oro,

espinas de coral,

plumas de titanio

te guardo y ofrezco:

…¡ vientre sangrado de amapolas !

Valió la pena mi desgarro,

hoy renazco para restituirnos,

plena la ternura,

heridos para el gozo.

Te extraño,

como la lava al volcán…

¡ Te amo,

más que a mi mentira !

Hay…

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Hay…

Un poder dentro de mí

que no me deja morir…

 

– ¡ Señor !:

¡ Gracias por mi dolor,

porque me lleva a tus brazos !

 

Sumergido en el océano del sufrimiento,

bajo el cielo de Tu gloria,

respiro Tu paz y Tu justicia.

 

Hijo de Tu Amor,

Pájaro en llamas mutilado,

Mariposa con alas transparentes,

Felino azul hambriento que aún sonríe,

Volcán de ternura y esperanza,

has hecho de este ser:

¡ Un guerrero sensible !

Para quebrar los límites de la razón,

para gobernar el tiempo de lo inconcebible

…me has traído.

Para servir devoto y feliz

en la tierra del Absurdo.

 

Soledad es generosa conmigo,

Esperanza me invita a morir en sus senos,

Caridad me sufre y no la encuentro.

 

Siento desnudar a mi Reina

luego del combate.

Siento sus labios en el viento,

siento su lava en mis labios

y aún no tomo su ternura con mis manos.

 

Los mitos se diluyen en las horas,

la imagen se me pierde en la memoria,

un gigante camina por mis venas…

 

Soy…

y me pregunto entre Tus dedos:

¿ Cuándo llegará la aurora

dónde la muerte gritará de espanto ?

 

¿ Cuándo tendrás un nieto

de la herida perfecta de mi Esposa ?

 

¿ Cuándo podré descansar en sus rodillas,

si la soberbia se jacta de su propia ignorancia ?

 

¡ …y aún no se completan los mártires !

 

¡ Hay un poder dentro de mí

que no me deja morir !

 

Criatura

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Criatura

Criatura

” Dulces,

como la pulpa de la uva,

son la carne y la luz de la esperanza.”

Jorge Debravo


Inmerso

en olas de ternura,

reconocí la luz con dolor

en manos de la muerte.

Desnudo,

intuí un camino plagado de cristales

y no encontré la piel amarga de los pechos.

Crecí

contra el viento, sin adjetivos:

mis sueños y espejos quedaron esparcidos,

migajas de mi propia bendición.

Vivo, muero y amo

con este cuerpo de sales.

Mi corazón, tuyo,

con mi loca mente, gobernada.

Te extraño, te gozo y te bendigo

como la tierra al maíz.

Te canto y te lloro

como el yigüirro, la boa, los sapos y la luna.

Te gimo y te aguardo

con victoria y sin desgarro,

pues tus labios no descansan en mis ojos,

tus pechos no sudan alegrías,

mis manos se pierden sin tu copa

y tu pubis no sangra redención.

¡ Criatura !:

Dile a tu madre que aún respiro,

que a tu lado estoy;

la sed me llama a sus viñedos

en la serena angustia

con la que te sufro.

¡ Criatura del Amor !

¡ Guerrero misericorde del perdón !…

¡ Tú vives para amar !