Señor, Señor… ¡ ven en mi auxilio !

¿Cuánto tiempo más?
Beso

Alberto Avilés


Señor, Señor…
¡ ven en mi auxilio !

En esta noche larga,
soy una mariposa feliz,
danzo sobre el fuego.

Quisiera ser un cóndor,
salirme de la cúpula del aire
para perderme en el sol.

Quizás…
un volcán que desconoce sus raíces,
animal, sensible, irreverente:
mi dolor conoce apenas la mayoría de edad.

Treinta y tres autentican
la necesidad del sufrimiento,
Tu alegría
sobre el resto de mi yo,
el desprendimiento,
¡ Tu misericordia !

Necesito reconfirmar Tu realeza,
Tu gloria, Tu furia,
y desafío la Muerte.

Voy a tus brazos como Hijo,
mariposa en llamas
¡ con sus alas atadas
a una cama de cristal !