Nos…

¿Cuánto tiempo más?
Sangro

Alberto Avilés


Nos…

Bajo las algas de tu cielo,
reposo sobre mi lecho de musgo;
recorro eternamente los poros
y el rostro de tu luna nueva.

Deshojo una rosa negra
sobre tu piel de marfil:
los vellos se enfurecen contra el viento.

Las caricias vuelan como ángeles…
y tiembla en tu catedral,
tu sonrisa satisfecha.