¡ Libre !

¿Cuánto tiempo más?
Sudo

Alberto Avilés


¡ Libre !

La costumbre de esta jaula es tan fuerte,
que no me atrevo a abandonarla.

He deseado siempre que vuele mi cóndor
y continúo pidiendo permiso al viento.

Frente a mi destino:
se abre un acantilado;
el sol me invita a abrir las alas
y las olas aplauden.

La necesidad escala el arrecife
en el fondo de mi anhelo;
la ilusión surge como lava,
la paz es una caricia que se rompe.

Una ola inmensa se aproxima,
repito Tu Nombre:
una fuerza brota…

y salto a las aguas de Tu cielo.