Hay…

Retorno a la Eternidad

Alberto Avilés


Hay…

Un poder dentro de mí

que no me deja morir…

 

– ¡ Señor !:

¡ Gracias por mi dolor,

porque me lleva a tus brazos !

 

Sumergido en el océano del sufrimiento,

bajo el cielo de Tu gloria,

respiro Tu paz y Tu justicia.

 

Hijo de Tu Amor,

Pájaro en llamas mutilado,

Mariposa con alas transparentes,

Felino azul hambriento que aún sonríe,

Volcán de ternura y esperanza,

has hecho de este ser:

¡ Un guerrero sensible !

Para quebrar los límites de la razón,

para gobernar el tiempo de lo inconcebible

…me has traído.

Para servir devoto y feliz

en la tierra del Absurdo.

 

Soledad es generosa conmigo,

Esperanza me invita a morir en sus senos,

Caridad me sufre y no la encuentro.

 

Siento desnudar a mi Reina

luego del combate.

Siento sus labios en el viento,

siento su lava en mis labios

y aún no tomo su ternura con mis manos.

 

Los mitos se diluyen en las horas,

la imagen se me pierde en la memoria,

un gigante camina por mis venas…

 

Soy…

y me pregunto entre Tus dedos:

¿ Cuándo llegará la aurora

dónde la muerte gritará de espanto ?

 

¿ Cuándo tendrás un nieto

de la herida perfecta de mi Esposa ?

 

¿ Cuándo podré descansar en sus rodillas,

si la soberbia se jacta de su propia ignorancia ?

 

¡ …y aún no se completan los mártires !

 

¡ Hay un poder dentro de mí

que no me deja morir !