Es ingrato

¿Cuánto tiempo más?
Germino

Alberto Avilés


Es ingrato

” Mis cenizas navegan en tu soledad,
sepulto mi verdad para esculpirte.
No soy un mito:
¡ Flor de llama !
Te toco con mi furia
y nace en las entrañas
un grito de lava.”
A.A.

Es ingrato, mi leona, es ingrato:
eres el volcán, yo la lava.

Busqué el silencio del Absurdo,
triste, abandonado
y dudé del Amor.

¡ Misericordia… resucité !
Renegué mi etiqueta
y conocí el cianuro, por obligación.

¡ Misericordia… no puede ser !

Irreverente, ignorante e inconsciente,
sufrí siete descargas de trescientos treinta.

¡ Misericordia… la tercera !
¡ Gracias al Amor de mi Amigo y Señor,
respiro aún,
con la impotencia en los labios
y esta alegría, mi amor !

Hijo del sol y el alfabeto,
te escucho en lo profundo de mi abismo:
¡ Camina, guerrero, camina,
nunca pares de caminar !

Busco el saliente entre las manos
y sufro un sendero de mitos derretidos…

¡ Existes, montaña, existes,
entre los viñedos de miel
y los helechos de sangre
que añejo aquí en el vientre !

Setecientos millones de vidas
anegan esta aldea
y sólo tú
eres capaz de danzar envuelta
por la brisa de mi mentira y mi verdad.

¡ Muévete, la Muerte es la reina del pantano !

Sobre las guarias de una selva de humo,
una pantera y una leona cantan incrustadas
en la falacia del palcer,
en el gozo de la autencidad.

El Amor irrespeta lo imposible,
se realiza el epigrama:

Tú eres el volcán…
yo la lava…
¡ Dame las estrellas !