HAARP + EISCAT + SURA (¿armas medioambientales?)

HAARP comenzó en épocas de la Guerra Fría, y su propósito inicial no tenía mayor conexión con la ionosfera, sino con las comunicaciones submarinas…
 
resulta que los submarinos mientras más se sumergen tienen más dificultades para comunicarse, entonces el proyecto surgió para investigar la manera en que las ELF (ondas electromagnéticas extremadamente bajas) podían servir para mejorar la comunicación con los submarinos, pero no tuvieron mucho éxito y luego la Guerra Fría se enfrió un poco, entonces la instalación pasó a una segunda etapa…
 
inicialmente, lo más útil para comprender el propósito de calentar la ionosfera bien puede ser consultar el propio sitio web de HAARP, donde se informa que actualmente manejan varias líneas de investigación, a saber:
 
1) Space Physics & Aeronomy (Astrofísica y Geofísica Espacial)
2) Tectonics & Sedimentation (Sedimentación y Tectónica)
3) Volcanology (Vulcanología)
4) Atmospheric Sciences (Ciencias Atmosféricas)
5) Remote Sensing (Detección a Distancia)
6) Seismology & Geodesy (Sismología y Geodesia)
7) Snow, Ice & Permafrost (Nieve, Hielo y Permafrost)
 
Inicialmente el proyecto era manejado por el ejército de USA, pero actualmente es administrado por la Universidad de Alaska.
 

 

Curiosamente, las teorías de conspiración que escuchamos por estos lares se enfocan casi exclusivamente en satanizar al HAARP, y en cambio nunca se menciona nada sobre el proyecto equivalente en Europa denominado EISCAT (European Incoherent Scatter Scientific Association) ni tampoco nada sobre el equivalente que tienen en Rusia, denominado SURA:

 

https://es.wikipedia.org/wiki/EISCAT

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Instalaci%C3%B3n_de_Calefacci%C3%B3n_Ionosf%C3%A9rica_Sura

 

El equivalente ruso SURA, es una instalación similar pero unas 50 veces más potente que HAARP (180 MW frente a 3,6 MW)

 

https://es.wikipedia.org/wiki/High_Frequency_Active_Auroral_Research_Program#Teor.C3.ADas_de_la_conspiraci.C3.B3n

 

En este sentido, no es completamente descabellado sugerir que sí existe algún potencial para utilizar este tipo de tecnologías como arma medioambiental, pues esta posibilidad ha sido expuesta desde 1999, no por locos conspiranoicos sino por el propio Parlamento Europeo, cuando en 1999 publicó un documento donde se consigna lo siguiente:

Considerando “T”:
“Considerando que, pese a los convenios existentes, la investigación en el sector militar sigue basandose en la manipulación medioambiental como arma, tal y como pone, por ejemplo, de manifiesto el sistema HAARP con base en Alaska,”

Conclusión 27:
27. “Considera que el HAARP (Programa de Investigación de Alta Frecuencia Auroral Activa) es un asunto de interés mundial debido a sus considerables repercusiones sobre el medio ambiente y exige que los aspectos jurídicos, ecológicos y éticos sean investigados por un órgano internacional independiente antes de continuar la investigación y los ensayos; lamenta que el Gobierno de los Estados Unidos se haya negado reiteradamente a enviar a un representante que preste declaración, ante la audiencia pública o cualquier reunión posterior que celebre su comisión competente, sobre los riesgos medioambientales y para la población del Programa de Investigación de Alta Frecuencia Auroral Activa (HAARP) que se está financiando en la actualidad en Alaska;”

http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A4-1999-0005+0+DOC+XML+V0//ES

 

“28. Pide que el grupo encargado de evaluar las opciones científicas y tecnológicas (STOA) acepte examinar las pruebas científicas y técnicas disponibles en todos las conclusiones de las investigaciones que se están llevando a cabo en la actualidad sobre el programa HAARP, con el objeto de evaluar la naturaleza exacta y el grado de riesgo de este programa para el medio ambiente local y mundial, así como para la salud pública en general;”
 
“29. Pide a la Comisión que, en colaboración con los Gobiernos de Suecia, Finlandia, Noruega y la Federación Rusa, examine las repercusiones medioambientales y para la salud pública del programa HAARP para el Antártico y que le informe de sus conclusiones;”
 
“El HAARP (Programa de Investigación de Alta Frecuencia Auroral Activa) es un proyecto que llevan a cabo conjuntamente la fuerza aérea y la marina de los Estados Unidos, junto con el Instituto Geofísico de la Universidad de Alaska, Fairbanks. Experimentos similares se están realizando también en Noruega, probablemente en el Antártico, así como en la antigua Unión Soviética (23). El HAARP es un proyecto de investigación que utiliza instalaciones terrestres y una red de antenas, cada una equipada con su propio transmisor, para calentar partes de la ionosfera (24) con potentes ondas de radio. La energía generada calienta partes de la ionosfera, lo que produce agujeros en la ionosfera y “lentes” artificiales.”
 
“El HAARP puede utilizarse para muchos fines. Mediante la manipulación de las características eléctricas de la ionosfera se puede controlar una gran cantidad de energía. Si se utiliza como arma militar, esta energía puede tener un impacto devastador sobre el enemigo. El HAARP puede enviar muchos millones más de energía que cualquier otro transmisor convencional. La energía también puede dirigirse a un blanco móvil, lo que podría constituir un potencial sistema antimisiles.”
 
“El proyecto permite también una mejor comunicación con submarinos y la manipulación de condiciones climáticas globales. Ahora bien, también es posible hacer lo contrario e interferir las comunicaciones. Mediante la manipulación de la ionosfera se pueden bloquear las comunicaciones globales a la vez que se transmiten las propias. Otra aplicación es la penetración de la tierra (tomografía) con rayos X a una profundidad de varios kilómetros para detectar campos de petróleo y gas o instalaciones militares subterráneas. Otra aplicación es el radar sobre el horizonte, y definir objetivos a larga distancia. De esta manera, se puede detectar la aproximación de objetos más allá del horizonte. Desde la década de los cincuenta los EE.UU. han realizado explosiones de material nuclear en los cinturones Van Allen (25) para investigar el efecto de las explosiones nucleares a esa altura sobre las comunicaciones de radio y la operación del radar gracias al pulso electromagnético que desprende una explosión. Estas explosiones crearon nuevos cinturones de radiación magnética que cubrieron prácticamente todo el planeta. Los electrones se movieron en líneas magnéticas y crearon una Aurora Boreal artificial sobre el Polo Norte. Con estos ensayos militares se corre el peligro de destruir gravemente el cinturón Van Allen durante mucho tiempo. El campo magnético de la tierra puede destruirse sobre grandes extensiones e impedir las comunicaciones por radio. Según científicos norteamericanos. Pueden pasar muchos años antes de que el cinturón Van Allen se estabilice de nuevo. El proyecto HAARP puede resultar en cambios de la situación climática. También puede influir en el ecosistema, especialmente en la región sensible del Antártico.”
 
“Otra consecuencia grave de HAARP son los agujeros de la ionosfera causados por las potentes ondas de radio. La ionosfera nos protege de la radiación cósmica. Se espera que los agujeros se cierren de nuevo, pero la experiencia con la capa de ozono hace pensar lo contrario. Esto quiere decir que hay agujeros considerables en la ionosfera que nos protege.”
 
“Debido a sus considerables efectos sobre el medio ambiente, HAARP es un asunto de interés mundial y debe cuestionarse si las ventajas de este sistema realmente son superiores a los riesgos. Hay que investigar los efectos ecológicos y éticos antes de proseguir con la investigación y los ensayos. HAARP es un proyecto casi desconocido y es importante que la opinión pública sepa de qué se trata.”
 
“El HAARP está vinculado a 50 años de investigación espacial intensiva de marcado carácter militar, incluyendo el proyecto “guerra de las estrellas”, para controlar la alta atmósfera y las comunicaciones. Este tipo de proyectos deben considerarse como una grave amenaza para el medio ambiente, con un impacto incalculable sobre la vida humana. Incluso ahora, nadie sabe el impacto que podrá tener el proyecto HAARP. Debemos luchar contra el secreto en la investigación militar. Hay que fomentar la transparencia y el acceso democrático a los proyectos de investigación militar y el control parlamentario de los mismos.”
 
“Una serie de leyes internacionales (el Convenio sobre la prohibición de la utilización militar o de cualquier utilización hostil de las técnicas de modificación el medio ambiente, el Tratado Antártico, el Tratado sobre los principios que rigen las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio exterior, incluyendo la luna y otros cuerpos celestes, así como el Convenio de las Naciones Unidas sobre la ley del mar) ponen en duda no sólo la base humanitaria y política del proyecto HAARP sino también su base jurídica. El Tratado Antártico dispone que el Antártico debe utilizarse exclusivamente para fines pacíficos (26). Esto significa que el proyecto HAARP infringe el Derecho internacional. Todas las implicaciones de los nuevos sistemas de armas deben ser investigadas por órganos internacionales independientes. Deben elaborarse también nuevos acuerdos internacionales para proteger al medio ambiente de su destrucción innecesaria en tiempo de guerra.”
 
http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-%2F%2FEP%2F%2FTEXT+REPORT+A4-1999-0005+0+DOC+XML+V0%2F%2FES

 

 

 

posteriormente en Rusia, en el año 2002 la Duma Estatal presentó un reporte al Presidente Putin que incluye lo siguiente:

“The significance of this qualitative leap could be compared to the
transition from cold steel to fire arms, or from conventional weapons to
nuclear weapons. This new type of weapons differs from previous types in
that the near-Earth medium becomes at once an object of direct influence
and its component.”

“These conclusions were made by the commission of the State Duma’s
international affairs and defense committees, the statement reads.”

traducción al castellano:
“Los Estados Unidos están creando nuevas armas integrales de carácter geofísico que puede influir en la tropósfera con ondas de radio de baja frecuencia… La importancia de este salto cualitativo es comparable a la transición de las armas blancas a las armas de fuego, o de las armas convencionales a las armas nucleares. Este nuevo tipo de armas difiere de las de cualquier otro tipo conocido en que la tropósfera y sus componentes se convierten en objetos sobre los cuales se puede influir.”

ahora, si efectivamente este tipo de tecnología pudiese constituir un tipo de arma medioambiental, como ha sugerido antes el Parlamento Europeo y la Duma, entonces bien podemos hablar de una nueva “carrera armamentística”, en la cual al parecer los rusos llevarían sobradamente la ventaja, pues su proyecto equivalente SURA, es una instalación similar pero unas 50 veces más potente que HAARP (180 MW frente a 3,6 MW)…

https://fas.org/irp/program/collect/haarp-duma.htm